¿Cómo aliviar la obstrucción nasal en bebés y niños?

La obstrucción nasal en bebés y niños es un síntoma leve. Su problema fundamental es que es muy molesto. Los bebés tienen dificultades para respirar por la boca. La mejor manera hacerlo es aplicando unas gotas de suero salino fisiológico por la nariz. La nariz tapada en bebé u obstrucción nasal, es algo tan simple como la dificultad más o menos intensa para respirar por la nariz. Cuando un bebé presenta obstrucción nasal, le cuesta respirar por la boca mientras mama o toma el biberón.

 

La nariz tapada en tu bebé puede ser por dos motivos:

 

  • Porque haya moco en el interior del bebé o niño.
  • Porque la nariz esté congestionada por un resfriado. La mucosa será más gruesa y el aire tendrá menor espacio para entrar.

En estos casos, a veces, se observa algo de moco transparente o espeso en la nariz. No es grave. Sin embargo, existen soluciones eficaces para aliviar esta molestia.

 

obstrucción nasal en bebes

¿Cómo se manifiesta la nariz tapada en bebé recién nacido?

El bebé que tiene la nariz obstruida necesita abrir la boca para respirar. Esto le va a causar problemas:

  •  A la hora de alimentarse: coge y deja repetidas veces el pecho o el biberón para tomar aire.
  •  A la hora de dormir: no puede, se enfada y llora.
  •  Además, suele hacer un poco de ruido al respirar por la nariz.
  •  También es probable que se vea el moco: transparente unas veces y espeso otras.
  •  Es posible que, además, el bebé tosa e incluso vomite.

 

¿Qué tenemos que hacer?

 

A pesar de ser un síntoma leve, es bastante molesto para el bebé. La mejor manera de aliviarle es echarle unas gotas de suero salino fisiológico por la nariz. El suero es una solución isotónica de sodio, no lleva medicamentos. Por tanto, se puede usar tantas veces como se quiera. A veces, hace falta sacarle los mocos. Para eso se utiliza una perita de goma o bien un aspirador especial para este uso.

 

solución a nariz tapada bebe

 

¿Se puede complicar?

 

No, siempre es un síntoma molesto, pero leve. Sólo habrá más dificultades en caso de que el bebé tenga siempre mocos, es decir que tenga inflamadas las adenoides o las vegetaciones. De esta forma, la obstrucción nasal puede llegar a afectar a los oídos.

Un bebé mayor, se puede haber metido algún objeto dentro de la nariz como pan o plastilina. Si la causa fuera un cuerpo extraño dentro de la nariz, habría que sacarlo, por supuesto. En un centro médico es la opción más recomendable.

 

¿Cómo actuar frente a la obstrucción nasal, o nariz tapada constantemente?

 

Ningún padre quiere ver a su bebé con la nariz tapada. Es necesario usar métodos seguros y eficaces, como los vaporizadores, los aspiradores nasales, la pera de goma, la solución salina o el aceite esencial de lavanda para ayudar a tu bebé a respirar mejor otra vez.

 

nariz tapada en bebés por la noche

 

El bebé tiene la nariz taponada por la noche, ¿qué hacer?

 

En épocas de frío es normal que se resfríen y siempre tengan la nariz tapada, somos nosotros los que tenemos que ayudarles para que los bebés expulsen los mocos. Y lo haremos con lavados nasales que es lo más apropiado. No es sencillo porque los bebés se resisten porque no es nada grato. Hay que sujetarles con firmeza, administrar el suero fisiológico y cuando el moco se reblandezca, aspirarlo con la pera de goma o aspirador nasal. Recordad que es muy importante que tenga las fosas nasales libres de mocos para que al alimentarse, tanto con lactancia materna como con lactancia artificial, no sea dificultoso. Además, esto también le ayudará al descanso.

 

¿Por qué algunos bebés recién nacidos tienen la nariz tapada sin mocos?

 

No significa que estén resfriados, lo que ocurre es que durante el embarazo la nariz estaba siempre mojada sumergida en líquido y cuando nació está en un ambiente más seco y al resecarse la mucosa de la nariz se congestiona, se hincha dificultando el paso de aire, pero con poco moco.

¿Qué hacer si mi bebé tiene la nariz tapada sin mocos?

Parece ser que tu bebé tiene las fosas nasales atascadas y decides hacerle una limpieza nasal con una dosis de suero salina. Pero notas que al aspirarle no le salen mocos o sale una cantidad mínima. No es recomendable lavarles y ni aspirarles muy a menudo. Si vemos asomar el moco, entonces podemos ayudarnos con un aspirador nasal, pero nunca hacerlo si no existiera mucosidad, ya que podríamos agravar esta congestión. En este caso se echarían unas gotitas de suero fisiológico para humedecer.

¿Por qué puede ocurrir eso?

Existen dos motivos principales:

1. Cuerpo extraño: los niños más mayores juegan con sus juguetes y en ocasiones lo más habitual es que se lo lleven a los orificios de la cara, y existe muchas posibilidades de que se lo introduzcan en la nariz. Hay que tener precaución y revisar ambos orificios. Puede estar en óptimas condiciones y que le resulte imposible respirar por uno de los orificios.

2. Rinitis: ¿Qué es? Es una inflamación de la membrana encargada de la mucosa de la nariz.  Dependiendo de los tipos de rinitis que presente tu bebé, la congestión puede volverse aún más severa y es la mejor forma de ayudarlo a respirar.

 

Rinitis seca del lactante

 

Algunos bebés no tienen secreciones en la nariz, pero en ocasiones parece que la tienen atascada, obstruida. Se produce cuando el bebé cambia su escenario vital en el momento del nacimiento. A lo largo de los nueve meses nuestro bebé está flotando en el líquido amniótico por lo que su cuerpo estaba totalmente hidratado. Y una vez que nacen pierden esa humedad y se reseca provocando una congestión, pero sin mucosidad. Sólo se trata de una sequedad en las vías nasales que no se han acostumbrado, todavía, a la sequedad del ambiente tras el del vientre materno.

¿Cuál es La solución? Es echar dos gotitas de suero fisiológico sobre su nariz para aportar algo de humedad a la mucosa. Tendremos que realizarlo varias veces al día, con el fin de mantener hidratada esa zona.

blog pequesalus

Nuestras Salus que cuidan de tu bebé a domicilio

 

Puede ocurrir que, pese a todos estos consejos, tu bebé siga con problemas de nariz tapada y no seas capaz de regular sus patrones de sueño o tengas otro tipo de problemas para compatibilizar el trabajo y la crianza. Para estos casos contamos con Salus en Madrid y otras provincias de España. Las Salus son enfermeras tituladas que cuidarán de tu bebé en tu domicilio y las tenemos a tu disposición las 24 horas del día 7 días a la semana. Puedes contactar con nosotras mediante este formulario y te responderemos a tu consulta sin ningún compromiso.

 

 

Contacto

 Dirección: Calle de Vital Aza, 54, 28017 Madrid
Teléfono: 643 82 30 67

Email: info@pequesalus.com

Ofrecemos servicio de enfermeras Salus cualificadas en Madrid, Barcelona, Marbella, Andalucía y Málaga.

¡Recibe consejos y guías gratis!

© Copyright 2021 PequeSalus | Diseñado por SatitecGroup

¡Llámanos ahora!